Recientemente el Senado mexicano aprobó añadir un artículo a la Ley de Salud para permitir a los médicos ejercer la objeción de conciencia.
No cuesta nada prometer, dice el refrán y AMLO lo conoce muy bien.
Las emociones mexicanas simplemente parecen no estar a la altura de las necesidades relativas a la construcción de una verdadera nación.
El sábado pasado, día 26 de mayo, fue un día trágico para Irlanda y para el mundo.
Los obispos católicos mexicanos plantean una pregunta interesante e importante a los creyentes: ¿Se nos nota la redención?