Pecadores “estándar” y la incongruencia

Fariseismo militante

A los cristianos en lo general y a los católicos en particular, se achaca un comportamiento doble; una serie de acciones que se dirigen y expresan desde la palabra y otras que, usualmente difieren de lo primero, cuando se trata de entrar en acción. En buen romance: se dice una cosa y se hace otra.


Fe de cristianos


Así, se encuentran personas que en los servicios religiosos son todo amor, toda generosidad, toda cercanía; pero, cuando se trata de criticar al prójimo, las palabras se vuelven dardos envenenados. Hay personas que manifiestan una total entrega a su servicio pastoral, pero que impiden que otros lo hagan también y participen, porque esos tales no están preparados, no han recibido una serie de cursos o no tienen una idea “claramente epistemológica” de las cosas. 

Evidentemente, no se quedan fuera los “hombres de negocios” –ser empresario es echar raíces, es ver a empleados y colaboradores como lo haría un padre (por eso se les llama “patrón”)- que tranquilizan la conciencia con la entrega de unos pesos más a cualesquier obra benéfica o de ayuda social.

Ciertamente, este es un tipo de comportamiento harto fariseo. Imponían 613 normas a todos sus seguidores (http://www.buscadedios.org/el-reglamento-de-los-fariseos) que ellos mismos no cumplían.  Por ello mismo, la recomendación de “hagan lo que ellos les dicen, pero no imiten lo que ellos hacen” (www.bibliacatolica.com.br/biblia-latinoamericana). De aquí la certera crítica de muchos no-cristianos, o de los católicos que emigran hacia otras creencias.

La decepción

Por supuesto, es necesario entender que cuando alguien se cambia de religión con los peregrinos argumentos de “¿qué hace la Iglesia con tanto dinero?”; “¿Cómo me voy a confesar con un hombre que también es pecador”?; “Me cambio de religión o me vuelvo ateo, porque hay que ver cuántas acusaciones de pederastia hay en contra de los padrecitos”.

Estos señalamientos reflejan un par de cosas: De inicio, dejan entrever una terrible ignorancia, porque a la Misa y en general, a todos los servicios religiosos, se acude a un encuentro con Dios, no a criticar al coro que canta desafinado, a ver qué mal se viste la gente que ayuda en la liturgia, o a dormirse cuando empieza la homilía. Como dice SS Francisco, suele haber quienes van a Misa a que los diviertan, no a encontrarse con Jesús de Nazareth.

Y también revela una miopía tremenda, además de una pobreza espiritual patética, al tratar de cifrar toda la fe y la vivencia de piedad, en los actos u omisiones de un tercero. 

No es la primera vez. Hay que recordar un par de circunstancias: cuando algunos discípulos se encontraron al Maestro y le dijeron que habían encontrado “otros” que expulsaban demonios en su nombre, “y se los prohibimos”. Otros más apuntaban a que ellos eran de Juan, de Pedro, de Pablo o de Cristo. Miopía pura. Esto es la prueba mejor de que somos “pecadores estándar”, no ángeles impolutos. Por eso, la teoría de la Misericordia de Dios adquiere un fondo extraordinario.

La visión de SS Francisco en síntesis

1.- Hay cristianos que alejan a la gente y la escandalizan con su ejemplo, con “la propia incoherencia”. Eso debilita al pueblo de Dios.

2.- El comportamiento escandaloso de los cristianos hiere al pueblo de Dios porque mata las esperanzas, las ilusiones y los corazones de las personas.

3.- Hay que estar atentos a no escandalizar.

Por supuesto, el efecto de la incongruencia en quienes ejercen la enorme responsabilidad de dirigir y liderar a un grupo de seguidores, es mortal.

Si a alguna de mis maravillosas lectoras y espléndidos lectores le resulta un tanto exagerada la afirmación anterior, pregúntese por favor: “¿Por qué cada día, nos cuesta más trabajo creerle a nuestros dirigentes y representantes?

 

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com