Últimas noticias:

El miedo al aeropuerto

Es frecuente que la ignorancia se muestre renuente a los avances. No es casual que el hombre que hasta hace unos cuantos años se ufanaba de no haber usado pasaporte nunca en su vida, sea ahora quien pone en tela de juicio la construcción de un nuevo aeropuerto internacional para nuestro país. Para Andrés Manuel es muy probable que el mundo le pareciera algo extraño y lejano, además de innecesario. Todas las referencias que tiene son nacionales, no porque le gusten o porque se identifique, sino porque su desconocimiento del mundo es tal que prefiere refugiarse en lo local. En personajes, escoge a Benito Juárez (en un país en el que hablar mal del Benemérito de las Américas te coloca primero como racista, clasista y luego como mocho defensor de los intereses de la Iglesia y opresor de indígenas) o a Cárdenas y su expropiación petrolera, y en el ámbito mundial o celestial a Jesucristo.


Nuevo aeropuerto


Andrés Manuel le tiene miedo al extranjero, al que viene de fuera, y aunque el mundo siempre será extraño y nuevo para cualquiera, lo que cuenta es la voluntad de adaptación. En eso se parece a Trump, que también ve al mal de su país en la presencia de los extranjeros en su tierra. Para él, un muro evitará que lleguen los malos: los violadores, los rateros, los narcos, quienes se llevaron los empleos. Para Andrés Manuel, cancelar un aeropuerto evitará obedecer a los intereses extranjeros, cancelará el proyecto central del neoliberalismo y acabará con la corrupción. Es un fantasma con el que asusta a los culposos empresarios del CCE que, encabezados por su líder Castañón, mostraron una de las formas más tristes de representación gremial: ponerse de tapete ante quien consideran será el nuevo poderoso. Qué mejor que muestras de temor para lograr la conmiseración del 'señor de las decisiones'. Una vergüenza.

Andrés huye del mundo, prefiere su parcela para vivir, bajar sus cocos de la palmera, no ir a donde hace frío, nada bueno se puede traer de afuera, puesto que los españoles trajeron las enfermedades; los gringos, la putrefacción; y los franceses también quisieron invadir porque todos nos quieren quitar lo nuestro. Hay que poner alambre de púas en nuestras fronteras, nadie sale, pero nadie entra.

No culpo a los seguidores de AMLO –los que puedan ser sensatos, ya que cada campaña debe tener una buena dosis de pasión– de defenderlo de todo lo que dice su candidato, se entiende. Es más, si dice burradas –nadie está exento de decirlas, mucho menos aquellos que hablan diario en público–, con mayor razón hay que tratar de aclarar y matizar lo que dijo. Me parece absurdo que se les pida a los seguidores de Andrés Manuel que tengan autocrítica y que hablen mal de su candidato. Así no funcionan las campañas. Es uno de los problemas de nuestra comentocracia, tan llena de puros y biempensantes, tan llena de gente impoluta que no se mancha en el pantano de la política: viven desfasados en su paraíso de la perfección. Sin embargo, de ganar el tabasqueño, sí habrá problemas al tener en la presidencia a alguien con una mentalidad aldeana como la de AMLO. Insisto, no es gratuito que su fobia del momento sea un aeropuerto: símbolo de apertura y modernidad, comercio e intercambio con el mundo.

Si por él fuera nos mandaría a todos a una terminal como la TAPO y a mandar mercancía en cajas de detergente Roma; comer tortas del Covadonga, que les encantan a sus 'progres' de la CDMX, y el regreso de la jamaica y el agua de chía. Echeverría, pues.

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo