Últimas noticias:

Una telenovela bizarra

El ocio te puede llevar por caminos insospechados, como los de la tontera y la frivolidad. Eso se desprende después de ver el documental de Kate del Castillo y cómo fue que conoció al Chapo. Previo a una campaña en la que se anunciaba que ella revelaba su verdad –las actrices y los actores siempre revelan “su” verdad– sobre el conocidísimo encuentro. El actor Sean Penn ayudó a la campaña, pues pidió que no se transmitiera el programa porque podría dañar su reputación y ponerlo en riesgo. 


 Documental Kate del Castillo


Aunque todos sabemos qué pasó en aquel encuentro y había confiables versiones de lo sucedido –sobre todo en la prensa escrita– era necesario hacer el video una vez despejadas ciertas cuestiones legales. Se trata no de un documental, sino de una justa venganza contra Sean Penn por parte de Kate, pero más que nada es una herramienta de propaganda antiPeña.

Son muchas las cosas que llaman la atención en el programa. Nada del Chapo, pues más bien se trata de lo que vivió y sufrió la actriz en su aventura por irse a reunir con el narcotraficante más buscado del mundo. A uno le queda claro que toda esta aventura fue posible gracias al Tequila Honor, marca de la que es propietaria doña Kate, y cuya botella aparece a la menor provocación: los recuerdos del brindis del lanzamiento de la marca y que el 80% de los diálogos de Del Castillo son con un copa gigante de tequila que dice Honor. 

Kate nos mete en una especie de telenovela chafona, o sea normal, en la que se ve la mano de Epigmenio Ibarra –nuestro Oliver Stone de petatiux–. Aparecen Paty Chapoy y Pedro Sola para recordarnos que esto también esa farándula. Pero de pronto irrumpen a cuadro Sanjuana Martínez y John Ackerman. Uno cree entonces que está ante una película de horror con interpretaciones muy reales de verdaderos monstruos, seres de cera que hablan y se mueven. Recuerdan aquellas películas del Santo contra las momias o contra lo zombis. Sale también Lydia Cacho en una versión de papel maché.

El asunto es que Kate nos informa la manera en que contactó con el narcotraficante después de que redactó un tuit conmovedor, en el que le pedía al Chapo que traficara con amor. Y luego todo lo que sabemos, pero con un ingrediente más: la traición de Sean Penn que acudió a la fiesta del tequila para después ir a ver al narco con la actriz, tomarse la foto y luego arreglar una entrevista ante el asombro de la mujer que lo había invitado a participar en una producción fílmica. La gran revelación es que Kate y Sean Penn tuvieron sexo. “Caí amiga”, le dice a una confidente después de darle un trago a su honor (el tequila).

De pronto aparecen en pantalla manifestaciones por los jóvenes asesinados en Ayotzinapa. Cualquiera que es entrevistado le entra con singular alegría contra el Presidente. El resumen de los capítulos puede ser el siguiente: Kate le pone un tuit al Chapo, el Chapo invita a Kate; Kate invita a Sean Penn; Sean y Kate van a visitar al Chapo; Kate y Sean tienen sexo; Sean Penn traiciona a Kate; Kate hace su documental, Penn la trata de boicotear y todo es culpa de Peña Nieto.

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo