Últimas noticias:

Educar en el uso del dinero

Nuestros padres nos enseñaron y nosotros a nuestros hijos muchas cosas: hablar, comer, vestirnos, leer, a tener cuidado con objetos o situaciones peligrosas, pero poco tiempo dedicamos a educar a nuestros hijos en el uso que han de hacer del dinero.



Escuchamos decir que el dinero no es lo primero, es lo segundo. Efectivamente, nos hace falta alimento, vivienda y tantas cosas útiles que hacen más grata la vida. Por lo tanto, podemos decir que el dinero no el fin de nuestras vidas, pero si un medio importante para vivirla.

Para educar en el dinero hay que cuidar nuestra forma de actuar y nuestras conversaciones, ya que podemos decir algo y demostrar lo contrario. 

El exceso de atención en el dinero no dependerá si la familia tiene mucho o poco. Conozco personas que aun teniendo poco dinero, le conceden demasiada importancia, y viceversa, quienes si lo tienen hay valores más importantes en su vida.

Usar bien el dinero es un “arte que hay que enseñar”. Nada que es necesario merece desprecio. El dinero no es ni sucio ni limpio. Es un instrumento universal, cuyo valor positivo o negativo depende del uso que se haga de él, y de lo que se esté dispuesto a hacer por alcanzarlo.

Hay dos índices muy sencillos pero profundos: si la conquista del dinero es un producto del trabajo, y no de la intriga o el engaño; y si su utilización supone un servicio a la sociedad o un vampirismo de ella.

Enseñar a nuestros hijos: para que sirve, cuánto se necesita y cuánto cuesta, y como ya mencionamos, esta educación tiene que ser coherente con el sentido de la vida. Estar al pendiente cuando aparecen los primeros síntomas:

* Cuando se desean cosas que no se van a utilizar.

* Cuando se acumulan no para saborearlas sino para poseerlas.

* Cuando la preocupación por aumentarlas nos impide ocuparnos de otros aspectos de la vida.

Te propongo algunas medidas preventivas para educar en el uso del dinero de acuerdo a la edad de tus hijos:

Antes de los cuatro años:

o Comer lo que se les ponga

o No comprarles juguetes sofisticados y caros.

Menores de siete años:

o Ayudarles a valorar lo que tienen

o No nadar en la abundancia de juegos

o Cuidar de sus cosas:  ropa, material escolar y deportivo

o Aprender a dar y prestar cosas no rotas

Hijos de siete a diez años:

o Administrar un sueldo fijo semanal

o Los refrescos son bebidas extraordinarias, no del diario

o No permitir que coman solo lo que se les antoje

o No guardar por guardar, lo que no sirve se tira

Hijos de diez a trece años:

o Aprender a tener dinero de bolsillo con pagas (o domingos) más distanciados donde se incluirán sus gastos necesarios.

o Aceptar las consecuencias de haber gastado todo el dinero la primera semana

o Aprender a hacer pequeños ahorros

o Todos comemos lo mismo

o El material de deporte no tiene por qué ser de marca

Hijos mayores de trece años:

o Trabajar en verano debe ser una norma

o Hacer arreglos en la casa

o Alguna ropa y caprichos se compran con su dinero

o En la cantidad mensual entran casi todos los gastos

o Conocer un asilo, un hospital o una familia indigente y tratar de ayudarla

A cualquier edad:

o Se tiene que platicar con los hijos de acuerdo a su edad y nivel sobre el uso del dinero

o El sentido y el valor que tiene

o La obligación de gastarlo bien

o Lo que cuesta ganarlo

o La alegría de darlo

No tengamos miedo de hablar de dinero con nuestros hijos.  La familia debe tener un “Proyecto en común”, del cual uno de los puntos es como se va a ganar y a gastar el dinero, para que todos colaboren tanto en lo primero como en lo segundo.

Debemos enseñarles a valorar lo que tienen, a que sepan dominar sus caprichos; que reflexionen sobre el porqué de los gastos y que no se llenen de cosas superfluas. Educarlos a que no se depriman cuando carecen de lo que necesitan, que sepan compartir lo que tienen y que sean conscientes de que hay muchas personas que lo pasan muy mal económicamente.

Recuerda: más vale prevenir que lamentar, y en el tema del dinero, los padres podemos y debemos educar bien a nuestros hijos.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar