Últimas noticias:

Noti Exprés / ¿Se desmoronan los partidos políticos?

Para un ciudadano de a pie, como su servidor, da la impresión de que los partidos políticos mantienen su unidad con alfileres. Con excepción, por supuesto, de los partidos políticos unipersonales (Morena, Movimiento Ciudadano) o los familiares, como el Verde Ecologista.



Los pleitos internos, las facciones abiertas u ocultas que no se pueden ver entre sí y las ambiciones, están haciendo que los partidos estén cada vez más divididos.

Esta situación puede generar distintos escenarios. Uno, de anarquía, con los estados cada vez más alejados del pacto federal. En otro extremo, una dictadura tomando como pretexto las amenazas externas y las divisiones internas que requieren de una “mano dura”. O bien, una situación de estancamiento político, con la fragmentación de la clase política en decenas o centenares de pequeños partidos, similar a la situación italiana, donde sólo se pueden tener alianzas unos cuantos meses y los gobiernos se tienen que reconstituir frecuentemente.

Tras de esta situación preocupante, es posible que haya una gran oportunidad: El desmoronamiento de la clase política puede estar introduciendo la hora del ciudadano. Ante la manifiesta incapacidad de los políticos para representarnos, no podemos permanecer inactivos. Tenemos que enamorarnos de la democracia, tenemos que asumir el papel, que nunca deberíamos haber dejado, de ser los mandantes, quienes le señalen el rumbo a los mandatarios.

A reserva de que entre todos diseñemos otros modelos de gobierno, que no correspondan a los requerimientos de los partidos, sino al bien de la ciudadanía, hay mucho que podemos hacer dentro de este sistema en decadencia.

En primer lugar, hacer oír nuestra voz, exigiendo a los partidos que actúen de acuerdo a los decisiones y necesidades de sus electores. Hacerles ver que no nos están representando, como quieren hacer creer.

Por otro lado, es muy importante que usemos eficientemente el voto de castigo, uno de los pocos elementos que nos deja el actual sistema para controlar a la clase política. Cada vez más difícil de usar, dado que las decisiones ya no son entre los buenos y los malos gobernantes, sino entre los malos y los más malos.

Finalmente, aunque pareciera que es lo mínimo que deberíamos hacer, dedicar nuestro tiempo y nuestra atención a la cosa pública. Sacrificar tiempo de entretenimiento, de descanso, de recreación, para dedicarlo a estar enterados de lo que ocurre en nuestras comunidades, en los estados y en el país. Dar nuestra opinión sinceramente, aun a sabiendas de que no todo mundo la compartirá, pero buscando que los temas se debatan, se discutan y se formen nuevos enfoques. Crear opinión para presentarla a nuestros conciudadanos y buscar salidas que la clase política no nos está ofreciendo.

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar