Últimas noticias:

Lo bueno… el catolicismo siempre actual; lo malo… y… lo feo...

Nuestro querido y dinámico Arzobispo Dr. Víctor Sánchez Espinosa acaba de declarar que la Iglesia recibió un empujón gracias al “fenómeno Francisco”, que le da nueva credibilidad en la sociedad.



Estoy totalmente de acuerdo con nuestro prelado, pero creo que es pertinente aclarar que la nueva e imperecedera vitalidad del catolicismo se le debe a la extraordinaria personalidad de nuestro querido Papa mexicano -como él mismo se consideraba- San Juan Pablo II, y Benedicto XVI, que continuo, con la labor del primero por la cultura de la vida, agregándole y del amor, como también a los pontífices anteriores.

Lo bueno

Es que el catolicismo siempre ha sido y será actual. Nadie puede negar que gracias a él se conservan los valores indispensables para que el mundo funcione correctamente y que gracias a éstos reinstaurando la cultura de la vida y del amor, lograremos superar la corrupción, el Sistema del Hueso, basados en la ambición y la soberbia, que utiliza como principales armas la mentira, la calumnia y la mordida.

Nadie puede negar actualmente que la Iglesia Católica salvó la cultura y las ciencias en la Edad Media, convirtiéndola en época de progreso y de inventos (la pólvora la descubrió un monje, la imprenta la inventó Gutenberg al final de la Edad Media, etc.; son innumerables los hechos). Las Universidades para conocer la verdad investigando, fueron fundadas principalmente por los Dominicos. En los conventos los monjes salvaron los legados culturales de los filósofos y matemáticos griegos y humanistas y juristas romanos (Platón, Diógenes, Arquímedes, Euclides, Cicerón, etc.), copiando a mano, inclusive con mucho arte, los textos antiguos que de otra forma se hubieran perdido, formando las primeras bibliotecas. La Iglesia ha sido educadora con valores por todos los siglos, sosteniendo orfanatos, asilos, hospitales y escuelas (cuando Juárez le quitó a la Iglesia los medios de trabajo, aumentó el analfabetismo).

Lo malo

En los últimos años los ataques a la Iglesia Católica y la mal-información sobre ella por parte de la mafia de izquierda (masonería) aprovechando los medios de comunicación, se han recrudecido, influyendo por supuesto en la opinión pública que confía ingenuamente en los medios. La famosa leyenda negra que desde el Renacimiento ha esgrimido la mafia de izquierda (masonería) contra la Iglesia se ha demostrado en cada momento que es un infundio, queriendo hacerla aparecer como oscurantista y retrógrada, contrario a la realidad a la que aludimos. El caso es hacerla quedar mal a como dé lugar, no importa las calumnias y mentiras que tengan que usarse. Lo malo es que siempre hay gente buena ingenua que piensa que lo que aparece en los medios es verdad y medios que aceptan sin tamizar el material que les proporcionan las Agencias noticiosas mundiales (AFP, Reuter, AP, etc. etc.) que se encargan de seguir alimentando la leyenda negra.

Ciertamente, el Papa Francisco, con su forma de ser espontánea, aclarando muchos puntos que se declaraban como negativos, ha llamado la atención, pero lo que se está logrando está fundamentado en la extraordinaria e incansable labor de San Juan Pablo II y en la santidad (aunque no se ha declarado oficialmente, pero que todos reconocen) de Benedicto XVI. Los dos le dieron al Papa Francisco las bases y las herramientas para lo que está logrando. Si está bien reconocerle al Papa Francisco lo que está logrando, es de justicia reconocerle a los anteriores que gracias a la obra de cada uno, se le reconoce a la Iglesia su lugar en la cavilación del mundo, y que gracias a su labor estaremos en la posibilidad de superar el sobrecalentamiento, con los consecuentes y fatales cambios climáticos, cuyos tremendos y costosos daños estamos resintiendo todos. Como también resentimos el tremendo daño social, económico, moral y sobre todo ambiental, que nos provoca esa leyenda negra actual, acompañada de la acción directa de los seguidores de la cultura de la muerte, con su sistemática corrupción.

Joseph Goebbels, el ministro de propaganda de Hitler, afirmaba que una mentira sólo hay que repetirla suficiente número de veces para que se convierta en verdad. Es lo que practica la mafia de izquierda sin parar y ciertamente causando mucho daño, pero igual que aquel, no considera que la verdad siempre se impone, que nunca podrán tapar el sol con un solo dedo.

Y lo feo…

No feo… ¡Horrible! Es que los mafiosos de izquierda (incluyo aquí los petroleros, comerciantes en armas y demás) no quieren darse cuenta que estamos todos en el mismo barco y que si éste se hunde se van a pique también ellos junto con todos nosotros y que la Tierra es nuestra única casa, no tenemos a dónde ir. Colonizar la Luna, Marte o Venus es totalmente absurdo contemplarlo.

Así como tenemos que ver por la vida, el Medio Ambiente sobre la Tierra, también, tenemos que ver por la vida de nuestra especie, tenemos que defenderla contra los que van contra la vida, la familia y la libertad religiosa, la ideología de genero (Obama, la Clinton, Peña Nieto, Maduro, el Estado Islámico y demás), tenemos que lograr la reinstauración de la cultura de la vida y del amor. Como dice Ángela Merkel, regresar a nuestras raíces, a nuestro origen cristiano, a Cristo, a leer la Biblia.

El Papa Francisco, San Juan Pablo II, Su Santidad Benedicto XVI son nuestros guías actuales, que con la protección de Cristo Rey y María Reina Virgen de Guadalupe llevarán a nuestro barco a puerto seguro. ¡No cabe duda!

“Donde hay Bosques, hay Agua y Aire puro; donde hay Agua y Aire puro, Hay Vida”.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar