Últimas noticias:

Murió Fidel, y ahora ¿qué sigue?

Con el triunfo de Trump, la otra noticia sobresaliente es la muerte de Fidel Castro. Hay una diferencia con el futuro presidente de los Estados Unidos, tiene muchas notas, que se generan constantemente, y escritos de opinión. Pero sobre el caso de Fidel Castro, fuera de las notas de sus honras fúnebres, hay pocas noticias, más bien sobre las especulaciones de toda fuente. Pero sí hay sobreabundancia de opiniones sobre la vida y obra de Fidel.



Pocas veces se han visto posiciones tan radicalizadas sobre un fallecido como en el caso de Castro. La mayoría son extremas, a favor o condenatorias. Se parece a la muerte del caudillo Franco en España. Mucho maniqueísmo. O héroe o villano. ¿Sirve de algo opinar al respecto intentado influir? En general no, pues la mayor parte de la gente tiene ya posiciones tomadas sobre él, su gobierno y Cuba.

Pienso que hacer balances sobre la revolución cubana y sus resultados durante tantos años es útil, como cualquier análisis de la historia moderna. Pero esos balances deben ser tales, no es útil señalar solamente lo malo o lo bueno. Además, el criterio de calificación de bondad o maldad depende mucho de las personales escalas de valores, conocimientos y prejuicios.

De todas maneras, es bueno que la juventud tenga conocimiento de la verdad histórica de la Cuba castrista, considerando la trayectoria histórica cubana anterior y la situación en que Castro triunfó.

Otro asunto importante es la calificación de hombres y sus obras, pues se convierten en modelos o ejemplos a seguir. Santificar a Fidel con los crímenes cometidos por sus órdenes es mal modelo para la juventud, por ejemplo. Está el caso del Che Guevara, un argentino que peleó y gobernó en Cuba y fue revolucionario en Bolivia, adorado por muchas personas que realmente no saben nada de su vida revolucionaria y de gobierno.

No olvidar pues la historia ni sus personajes en Cuba (o donde sea), pero hacer historia apegada a los hechos y luego opinar sobre ella.

¿Qué puede ser más útil? Mirar al futuro cubano, algo muy incierto. Esto es muy interesante, pues hay más dudas que predicciones. Cuando Fidel dejó el gobierno en manos de su hermano Raúl, éste hizo algunos cambios de política, para mejorar, pocos pero notables por su novedad. ¿Fueron acuerdos entre los hermanos Castro, o Raúl operó por su propia visión política? No lo sabemos. ¿Fidel, desde su retiro del gobierno diario de la isla siguió tomando las grandes decisiones? Tampoco lo sabemos.

Esto es muy importante para pronosticar lo que se puede esperar de Cuba en los próximos años. Si Raúl se animó a tomar decisiones ajenas a la voluntad de su hermano, podría seguirlas tomando. Si fue cauto en que “no se le pasara la mano” estando vivo Fidel, se pueden esperar nuevas aperturas fuera de la férrea dictadura actual y pasada. Sin embargo no puede Raúl apresurarse a democratizar Cuba sin que ello se pueda interpretar como una implícita condena al gobierno de Fidel su hermano. Internamente, la heroica figura de Fidel es crítica para el régimen comunista cubano.

No podemos esperar una próxima y clara apertura de una inexistente democracia cubana, pero sobre todo en que se inicie una política de respeto a los derechos humanos, en especial para la disidencia, que sufre también con Raúl graves presiones y cárcel. Afortunadamente los fusilamientos indiscriminados quedaron atrás.  Sin embargo, estos cambios pudieran llegar y sorprendernos.

En Cuba y en la disidencia de Miami no hay por ahora expectativas de apertura democrática y respeto a los derechos humanos en la isla. Lo cual es muy preocupante ante las amenazas de un Trump tan temperamental que a partir del 20 de enero gobernará los Estados Unidos, pues ya ha amenazado a Cuba de dar marcha atrás al acercamiento de Obama si no se inicia de ya el respeto a los derechos humanos en Cuba.

Raúl dijo que dejará el gobierno en 2018, cuando habrá elección en Cuba. Y puede ser, por su edad. ¿Quién lo sucederá? No se ven prospectos. El que había, el joven Felipe Pérez Roque, lo defenestró Fidel hace ya tiempo. No le gustaron declaraciones o acciones que hizo. Escribió Fidel en “Granma” sobre Pérez Roque y otro “cuadro” que “La miel del poder por el cual no conocieron sacrificio alguno, despertó en ellos ambiciones que los condujeron a un papel indigno”.

Se vaya Raúl o no, y sabiendo que la camarilla revolucionaria envejeció, no podemos olvidar que el Partido Comunista de Cuba gobierna y no dejará el poder al menos por mucho tiempo. La estructura política en Cuba es tan rígida y poderosa como en cualquier otra dictadura no personal, sino de grupo de poder.

Así, el futuro cercano y lejano de Cuba y su gente es una incógnita, que se irá desvelando poco a poco. Pero, ¿hay razones para ser optimistas? Creo que sí, pero no demasiado. Cuba se enfrenta a su realidad endeble ya sin el anterior apoyo político y financiero de la extinta URSS y aún de Rusia, y sin el soporte petrolero y financiero de Venezuela, en crisis gravísima interna. ¿A quién recurrir del mundo comunista? A nadie, ni siquiera a China, que tiene sus propios objetivos.

Cuba se está abriendo al mundo, como pedía Juan Pablo II. Despacio pero lo hace y lo tiene que hacer. La reanudación diplomática con Estados Unidos es un paso muy importante, pero de futuro próximo incierto. ¿Desaparecerá el bloqueo económico yanqui? No es sencillo, pero sí posible. Dependerá del Congreso de Estados Unidos y de Donald Trump. Hay opiniones encontradas al respecto, que afectarían las decisiones políticas americanas.

En fin, muerto Fidel y una vez que disminuyan las opiniones sobre su vida, el mundo volverá sus ojos a una Cuba post-Fidel, pero aún no post-Castro y menos aún post-Partido Comunista de Cuba. Hay que esperar y mirar “los signos de los tiempos” del mundo y de Cuba en particular.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

@siredingv

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar