10 respuestas sobre la crisis de los niños migrantes

¿Los Estados Unidos son los malos de la película?



El tema de los niños que han intentado cruzar de forma ilegal la frontera entre México y Estados Unidos se ha convertido en toda una polémica, donde la justificada indignación se mezcla con la injustificable politiquería y la condenable demagogia en ambos lados del debate.

 

¿Cuál es el estatus actual?

 

Hace unas horas el Presidente Trump firmó una orden ejecutiva que permitirá reunir a las familias migrantes durante el tiempo que dure su proceso ante las autoridades, afirmando que es política de su administración el mantener la unidad familiar, incluyendo las familias de los migrantes, dentro del margen de la ley y los recursos disponibles. Para ello, se ordena al Secretario de la Defensa, al Secretario de Seguridad Interior y al Fiscal General que tomen diversas acciones para lograrlo.

 

Sin embargo, esto no cerrará el debate. Con el paso de los días cada vez más líderes políticos y faranduleros comparten sus ardientes denuncias ilustradas con fotos falsas, porque ni siquiera se interesaron en una búsqueda de Google sobre los niños a los que defienden, y se vuelve indispensable aclarar el panorama con base en datos y no en meros sentimientos.

 

¿Es correcto separar a las familias?

 

No, no es moralmente correcto, y por eso el Presidente Trump ha firmado la orden ejecutiva para corregir tanto en términos jurídicos como de política pública ese error que se mantuvo desde hace varias administraciones. Las deportaciones son siempre una tragedia y el separar familias como parte de ese proceso refleja la profunda falta de empatía que suele caracterizar a las instituciones burocráticas, no solo en los Estados Unidos, sino en todo el mundo.

 

Sin embargo, esta es una situación que no debemos simplificar en un mero blanco y negro, sino en infinitos tonos de gris. sería necesaria de entrada una reforma a la ley y a las políticas públicas para que la migración no sea perseguida como un delito normal, sino que exista la flexibilidad para que, por ejemplo, las familias permanezcan unidas en instalaciones adecuadas en lo que se define su situación migratoria.

 

¿Por qué tienen casi 12 mil niños, que están separados de sus familias?

 

Efectivamente, las autoridades norteamericanas tienen a su resguardo a cerca de 12 mil niños y jóvenes. De estos prácticamente todos son originarios de Centroamérica y sólo 21 son mexicanos, de los que hablaremos más adelante.

 

De estos casi 12 mil menores de edad, el 83% llegó a la frontera sin su familia. Es decir: llegaron solos y no hay con quien entregarlos. Apenas poco más del 16% llegaron acompañados de sus padres u otros familiares directos, y estos son los que habían sido separados de sus familias en forma temporal, hasta que se firmó la orden ejecutiva de Trump para reunirlos.

 

¿Por qué separan a las familias?

 

Porque en Estados Unidos entrar ilegalmente es un delito, de acuerdo a los estatutos Title 8 U.S. Code § 1325 - Improper entry by alien y 8 U.S. Code § 1326 - Reentry of removed aliens. Por lo tanto, aplicar la ley significa procesar por la vía penal a quienes ingresan de manera ilegal, lo cual implica que los adultos sean trasladados a un centro de detención.

 

Una decisión judicial, concretamente la resolución del caso Flores v. Reno en 1997 y una opinión del Noveno Circuito de Apelaciones en 2016 piden que los niños estén en entornos menos restrictivos y se incentive su reencuentro con sus familiares. Eso mismo es lo que ha hecho la administración Trump. Por ejemplo, de los 21 menores mexicanos en esta condición, 14 ya han sido repatriados o llevados con sus familiares.

 

Por cierto, justamente uno de los puntos de la orden ejecutiva es la indicación de Trump al Fiscal General para que le solicite a las cortes una modificación de la sentencia de Flores v. Reno, para que sea jurídicamente correcto el mantener reunidas a las familias migrantes en los centros de detención.

 

Eso es horrible, seguro en México no pasa, ¿verdad?

 

De hecho, sí pasa. En México, la Ley Nacional de Ejecución Penal contempla en la fracción VI de su artículo 10 que las madres solo tienen el derecho a conservar la guardia y custodia de sus hijos en el Centro Penitenciario mientras sean menores de tres años. ¿Le rompieron el corazón los llantos de los niños separados en la frontera? Imagínese ahora cómo será el llanto de miles de niños, aquí en México, a los que se separa de sus madres, pero de los que ni se entera usted porque la prensa no se los pone en las noticias una y otra vez.

 

¿Y por qué los separan?

 

Porque un centro de detención no es un lugar apropiado para niños, ni en Estados Unidos, ni en México. De hecho, justamente la presencia de niños en las cárceles mexicanas ha sido objeto de denuncia de diversas organizaciones sociales por los riesgos que implica, como lo podemos ver aquí, aquí y aquí.

 

Ok, pero incluso entonces ¿Por qué los dejan encerrados en lugar de entregárselos a otros familiares?

 

La respuesta es simple. No, no los “dejan encerrados”, en caso de que tengan otros familiares en los Estados Unidos se les entregan a esos familiares mientras dura el proceso y en caso de ser posible los regresan a sus países o los canalizan a albergues especializados.

 

¿Por qué Trump tiene a los niños en jaulas?

 

De entrada muchas de las imágenes que la irresponsable prensa y clase política mexicana ha publicado en los últimos días son en realidad de una representación que hicieron activistas durante una protesta o imágenes del 2014 o del 2015, durante la administración Obama, a quien la misma irresponsable opinocracia mexicana sólo le veía virtudes, porque hablaba bonito.

 

Se trata de instalaciones temporales, en las que los niños pasan máximo 72 horas, antes de ser trasladados a refugios más en forma, donde tienen acceso a educación, alimentación y quizá por primera vez en sus vidas, a la seguridad que no les ofrecieron ni sus países de origen ni su traslado en la república mexicana.

 

Por cierto, en cuanto a albergues de niños (¿se acuerdan del caso de “Mamá Rosa”?) y al trato a los migrantes en instalaciones de gobierno, las autoridades mexicanas no tienen ni tantita autoridad moral para reclamarle nada a las estadounidenses: A los pocos días de estar detenido allí se dio cuenta que había demasiados abusos. Oía los gritos de lamentos de los otros detenidos y de noche veía como sacaban a las migrantes más jóvenes y bonitas, y las regresaban al amanecer.” Y eso no fue en Estados Unidos, fue en México, en la “estación migratoria Las Agujas”. Y no es el único caso, hay muchos más, como este, este o este.

 

Así que, digámoslo con todas sus letras, para esos niños sería mucho peor estar en garras de las autoridades mexicanas que encontrarse bajo la responsabilidad de la administración Trump.

 

¿Por qué está el tema en todos los medios de comunicación?

 

Porque Donald Trump se anotó dos grandes éxitos políticos en las últimas semanas, primero el histórico acuerdo que puso fin a la guerra de Corea y al aislamiento de Corea del Norte, después de casi 70 años, y segundo las cifras de desempleo, que han bajado al 3.9%, hasta el punto de que hay más puestos de trabajo que personas buscándolos, y eso en año electoral significa que los Republicanos consolidarían su control del Congreso y los Demócratas verían frustrada la “ola azul” con la que llevan obsesionados en sus sueños húmedos desde que Trump derrotó a Hillary en 2016.

 

Por eso los medios de comunicación, controlados casi por completo por la izquierda (los liberals) y los grupos de lobby y de poder ligados al partido Demócrata, se sacaron de la manga un mega escándalo de algo que llevaba sucediendo desde hace mucho tiempo y que hasta entonces no les había importado, apelando a los sentimientos y a la persuasión visual para impulsar una narrativa pensada en los beneficios de su partido y de su agenda. Como lo dijo el propio líder de los Demócratas en el Senado, Charles Schumer, lo que ellos quieren es “mantener el enfoque en Trump” en lugar de reformar la ley, para la cual los republicanos, incluyendo a Mitch McConnell y Ted Cruz ya tienen varias propuestas que permitirían reunir a las familias sin necesidad de violar la ley y las decisiones judiciales.

 

¿Significa esto que los Estados Unidos son los malos de la película?

 

Los verdaderos villanos de la película son los gobiernos ineptos, los “empresarios” proteccionistas y las mafias que han sumido a Centroamérica en la pobreza y una violencia tan terrible como para que literalmente millones de personas estén dispuestas a escapar, incluso siendo niños, padeciendo la corrupción, las violaciones de las autoridades de México, los secuestros y extorsiones a manos de los cárteles, los riesgos de colgarse de “La Bestia”, las inclemencias del clima en la frontera y el potencial de una deportación.

 

Por supuesto, también del otro lado de la frontera norteamericana también hay agresiones y en ocasiones hay francos abusos, como el separar familias aunque sea de forma temporal.

 

Por lo pronto, en Estados Unidos, los niños migrantes se reunirán con su familia tras la orden ejecutiva de Trump, pero si de veras nos preocupan los niños migrantes y sus familias, entonces no deberían empezar a enternecernos el corazón cuando inician su proceso ante las autoridades estadounidenses, sino desde que enfrentan un muro de violencia, corrupción y dificultades en sus países de origen y luego en su travesía en territorio mexicano.

 

Confío en que todas las buenas conciencias que tanto mostraron su indignación durante los últimos días la mantengan despierta ahora en defensa de los miles de niños y familias migrantes que siguen en terribles condiciones en los caminos, los albergues y las instalaciones del gobierno mexicano.

 

Y por inicio de cuentas, si en serio queremos ver a los villanos de la historia, no volteemos al norte, empecemos con una honesta mirada en el espejo.

 

Eso sería lo correcto.

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com