Últimas noticias:

Del ensueño a la locura; Carlota una princesa infortunada - Cap XLII Esperando contra toda esperanza

En la ciudad de Querétaro el panorama era cada vez más sombrío y el hambre empezaba a estar presente todos los días; algunos sacrificaban a sus mulas y caballos para tener algo de comer. Miguel hizo una salida sorpresiva, y sus tropas y las de Salm-Salm causaron algunos estragos en sus enemigos; sin embargo, Sóstenes Rocha reaccionó con un número enorme de soldados y Miramón tuvo que regresar llevando consigo algo de parque y algunos prisioneros.


México; Princesa Carlota XLII


La esperanza estaba puesta en el regreso de Márquez con refuerzos traídos de la capital, pero los días pasaban y no se recibía ninguna noticia. Maximiliano envía tres correos, a una mujer, un indígena y un soldado, que parten por diversos sitios para no ser sorprendidos, van en busca de Márquez o de noticias de porqué no regresa. Jamás se vuelve a saber nada de ninguno de ellos.

Mejía está enfermo, cabalga con temperatura; Salm-Salm desprecia a las fuerzas mexicanas y prefiere comandar a soldados extranjeros que han permanecido leales al emperado. La población civil ha sufrido mucho bajo los cañones liberales y la angustia es cada vez más intensa. En ese terrible ambiente, el 11 de abril se celebra el aniversario del Imperio.

Por fin, el día 21 se sabe de la torpeza en la que ha incurrido Márquez, que queriendo hacerse el héroe en lugar de acudir con las tropas que ha reclutado a Querétaro, quiere acabar con Porfirio Díaz en Puebla; no sólo no lo consigue, sino que Díaz lo sitia en la Ciudad de México. Para colmo de males, Concha la esposa de Miguel, se encontraba embarazada en la ciudad sitiada.

Miramón determinó que había que librar una gran batalla para romper el sitio, con dos mil quinientos hombres directamente bajo su mando y otros dos mil bajo las órdenes de los otros militares imperiales. Eran las cinco de la mañana del 27 de abril. Con la caballería y la artillería Miguel irrumpió con una maniobra fulgurante muy a su estilo en medio de las fuerzas republicanas, que sorprendidas, poco pudieron hacer por detener el avance de las fuerzas imperiales. Casi diez mil hombres del ejército liberal se dan a la fuga en forma desordenada.

Pero no todo es victoria. Las tropas de Del Castillo no cumplen con su cometido de tomar la hacienda de Callejas. El general Sóstenes Rocha, con cuatro mil hombres armados con modernos fusiles de dieciseis tiros patrocinados por el gobierno norteamericano, empieza a producir muertos y heridos por montones en las fuerzas imperiales. Ante tal situación, Miguel se ve en la necesidad de ordenar la retirada para evitar una verdadera masacre.

Ya no fue posible organizar otra salida. Los hombres de Mejía le pedían que convenciera al emperador de negociar la entrega de la ciudad. Los más leales y valientes eran las tropas indígenas, no se quejaban ni presentaban exigencias al emperador, como lo habían hecho los soldados europeos.

Rocha solicitó una entrevista con Miramón. Para sorpresa de Miguel, le ofreció pasarse a las filas republicanas, con lo cual aseguraba salvar la vida. Miguel, indignado ante tal ofensa, le dijo a Rocha que mejor él se pasara a las filas imperiales. Ambos se despidieron sin saber cuál sería el final de la historia, aunque el liberal sabía que tenía todas las de ganar.

Para entonces, y ante la realidad que se vive, muchos soldados pierden la esperanza de poder vencer y empiezan muchas deserciones. El sitio ya dura setenta días y las esperanzas de que vuelva Márquez han casi desaparecido. Maximiliano empieza a comprender que su sueño imperial está a punto de derrumbarse y que en mucho se debe a su falta de comprensión sobre la situación del país, pero sobre todo a sus equivocaciones a la hora de escoger a los hombres en quienes debía haber confiado.

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar