Últimas noticias:

Ayudó, deslindó y exoneró, los verbos más usados del sexenio

Volver al Futuro 2018

Parte fundamental de los rituales del sistema político priista –y que creíamos debidamente superado, pero no muerto– se encuentra en el tradicional empleo de la gramática para promover, impulsar, esconder, preparar, maquillar, disfrazar y pronunciar discursos pletóricos de eufemismos geniales.


México; sistema priista, corrupción


Los contenidos van desde las frases que aseguran que el 99 por ciento de los priistas son honestos –Ochoa Reza para la posteridad–, aunque la foto reciente que ha dado la vuelta al mundo –no es exageración–, donde se ubica al presidente Peña en medio de los doctores del engaño, el cochupo, la corrupción, los desvíos, el peculado y lo que se acumule en la semana, hasta las expresiones que aseguran que eso “de la crisis” sólo está en la mente de los mexicanos…

…Es notable el paralelismo con las expresiones de Maduro, que culpa a varios millones de venezolanos que protestan porque no están de acuerdo con el hambre, la ignorancia, la pobreza, la falta de empleos y la miseria en la que el dictador ha sumido a ese pueblo hermano.

Materia de la litis

El tema es curioso en extremo, porque mientras unos aseguran que con las modificaciones a la Ley de Educación los “dreamers” no tendrán problemas para revalidar sus estudios, en la UNAM y el IPN ya dijeron que no tienen capacidad para recibir a los probables 400 mil que llegarían a un país que, literalmente, no conocen más allá de referencias en Facebook.

Y sucede lo mismo con “los ajustes” al presupuesto que, aunque se asegura no golpearán el sistema de salud, de educación y desarrollo social, en términos reales, sucede lo contrario. Igual cuando se anuncia que México crecerá al 3.2 por ciento y al día siguiente el FMI y Standard & Poors baja la previsión a 1.2 o menos.

Ya contamos con un “sistema anticorrupción”, aunque no tengamos el Fiscal que se necesita, porque la mayoría en el Congreso de la Unión quiere y suplica por un Fiscal a modo, igual que cuando fue nombrado Virgilio Andrade Martínez que exoneró a la familia presidencial del tema de la llamada Casa Blanca y, en premio, lo nombraron Director General de BANSEFI, una entelequia paraestatal de la que se conocen muy poco sus resultados.

Tardaron 12 años en encontrar a Tomás Yarrington, surgen grandes sospechas sobre componendas y pactos para atrapar a Javier Duarte. Y en todos los casos de los gobernadores con líos con la justicia penal, los encargados de administrar la oficina central del PRI, con gran valor cívico, prestancia mediática y arrojo, se envolvieron en la Bandera para declarar que el partido “se deslinda” de los personajes sujetos a proceso por diversos delitos.

Así, Flavino Ríos –gobernador interino y sustituto de Javier Duarte en Veracruz– acaba de ser hecho preso por prestarle un helicóptero a su ex jefe y que éste pudiera escapar a la acción de la justicia, argumentando que él, Flavino, no sabía que Duarte ya traía orden de aprehensión. Por supuesto, parte “de la ayuda” radica en buscar, a como dé lugar, la obtención de Fuero Constitucional, aunque sea por cualquier partido afín, sucursal, filial o “maleable”.

Esto es, la costumbre y el ritual oficial indican que, en primer término, se debe “ayudar” al compañero de partido que está en problemas, se esconden las cosas, se disfrazan los hechos, se maquillan las cifras –igual que los congresistas de Veracruz que aprobaron la cuenta pública a pesar de existir varias denuncias–; y, cuando ya no hay más remedio, con el brutal argumento de tranquilizar a la opinión pública, los dirigentes del PRI se “deslindan” de todas las tropelías cometidas por los funcionario emanados de ese instituto político.

Naturalmente, después de aguantar toda clase de lodo, viene la etapa de tranquilidad posterior a la tormenta. Al sujeto en entredicho, se le exonera, o bien, se disminuyen las pruebas, las penas y la sentencia, para que después de un tiempo en alguna Cárcel de Cinco Estrellas Gran Turismo, salga libre “por buen comportamiento”, y sin necesidad de regresar todo lo que se robó. Antes bien, se le regresarán los bienes muebles, inmuebles y cuentas bancarias, “porque no hubo el debido proceso”.

Lo nuevo, lo malo y lo feo

Ya comentamos sobre la urgencia de buscarle un Fuero Constitucional al sujeto, a ver si mientras el delito prescribe. Así sucede ahora con The Moreira Brothers. Homero Ramos, quien fuera secretario de Gobierno de Humberto Moreira y ahora Procurador de Coahuila con Rubén Moreira, acaba de ser exonerado por la vía rápida de cualquier delito, sospecha o lo que sea. De acuerdo con la nota de Verónica Ayala, en Reforma, no hubo fraude, ni operaciones con recursos de procedencia ilícita. La resolución empleó solamente dos semanas. ¡Eso es rapidez justiciera! Claro está, preparando la candidatura a la diputación local de Humberto.

Lo malo es que Humberto Moreira ya está exonerado, impoluto, radiante y rechinando de limpio. Lo feo es que ni siquiera disfrazan las formalidades. Así sucede cuando acontece.

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar