Últimas noticias:

¿Por qué allá sí y aquí no?

Hace tiempo

Un encabezado semejante correspondió a una entrega de María Amparo Casar. La pregunta sigue vigente.


México; corrupción de políticos


Más de alguna de mis bellísimas lectoras y espléndidos lectores le ha comentado al escribano: ¿Por qué los narcos “gruesos” tienen que ser juzgados en Estados Unidos, si aquí –en México– también tienen cuentas pendientes con la justicia? ¿Por qué “allá” los encuentran más rápido que aquí?

Los casos de César Duarte, Mario Villanueva, Andrés Granier, Javier Duarte, Humberto Moreira –que no puede regresar a España–, Reynoso Femat, Rodrigo Medina son elocuentes. Ahora, también hay serios cuestionamientos con respecto al actual gobernador de Chiapas, Manuel Velasco.

El tema se cuela

Con la reciente captura –aunque se tardaron 12 años en encontrarlo– de Tomás Yarrington, las mesas de trabajo y análisis recuperan los temas, en particular, de funcionarios públicos con líos con la ley. Desde el Layín, impresentable Alcalde de San Blas, en Nayarit, México, que “roba poquito”, que organiza sus fiestas de cumpleaños derrochando varios millones de pesos –y al que nadie lo ha acusado de nada–, hasta los funcionarios coludidos con los fraudes, sobornos, lavado de dinero y desvío de recursos en donde suena con harta frecuencia el apellido Odebrecht, pasando por el  presidente municipal de Pilcaya Guerrero (poblado de  62.1 kms. cuadrados, y con 11,558 habitantes), Ellery Guadalupe Figueroa Macedo, quien chocó su Aston Martin y dejó abandonado el vehículo, y los escándalos de otros tantos funcionarios de alto nivel en la Administración Pública.

Como lo han comentado nuestros lectores en Tanzania, el Chad y Singapur, no es fácil entender lo que está pasando en México.

Gobernador cazado

Da la impresión de que ya no fue posible seguir escondiendo a Tomás Yarrington y se hizo indispensable –por la propia salud y baja  credibilidad de los liderazgos en el sistemav– atraparlo, lo cual se realizó con todo bombo y platillos mediáticos.

Ya se habían ofrecido 15 millones de pesos para localizar al que fuera gobernador priista de Tamaulipas, México. Pareciera que no fue suficiente.

El látigo del desprecio

Y como sucede siempre, en todas estas ocasiones, en cuanto se destapan las corruptelas de políticos adscritos a la nómina de los gobiernos emanados del PRI, el partido “se deslinda” de inmediato, los desconoce y “los golpea” con la frialdad del látigo de su desprecio, dejándoles de hablar, ¡para que se les quite lo corruptos! Y, en seguida, anunciar su expulsión del propio instituto político.

No hay denuncias penales y tampoco nadie exige que los funcionarios regresen todo lo que se robaron. El desprecio es suficiente para el sistema. Es decir, dentro del priismo, se podrán hacer pedazos, pero jamás se lastimarán.

Yarrington fue gobernador de 1999 al 2004. Y el partido lo expulsó en el 2016. En otros términos, ya se tenía conocimiento de las corruptelas del sujeto, siendo aún gobernador, pero “el partidazo” se tardó 12 años en darse cuenta y emitir un dictamen. ¡Se tardaron un poquito!

Y en casa…¡nadie sabe y nadie supo!

Tuvo que ser el FBI gringo el iniciador de las indagatorias por una serie de pagos recibidos por Yarrington, con los atentos saludos del cártel del Golfo, para dejarlos trabajar “a sus anchas” sin riesgos y con absoluta impunidad, exportando cocaína a gran escala del 2007 al 2009.

Por ello, la Corte del Sur de Texas acusa al ex gobernador de lavado de dinero, conspiración para cometer fraude y violación de la ley de sustancias públicas. Aquí, en este México aguantador de todo, Tomás Yarrington es impoluto e inmaculado. 

La profecía es: ¿Pasará lo mismo con César Duarte, Humberto Moreira y Javier Duarte?... Sólo por mencionar algunos casos, porque la información de los funcionarios de PEMEX que recibieron más de 10.5 millones de dólares del señor Odebrecht, ésa información, está “reservada”. La pregunta sigue: ¿Por qué allá sí y aquí no?

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar