Últimas noticias:

Gasolinas: Incendiamos, vandalizamos o asaltamos

Por fin, una voz sensata

No, amadísimas y hermosas lectoras, y entusiastas lectores. No me refiero a la fumarola maníaco-depresiva de López Obrador que, como Chavista, filo-Trumpero y Madurero, acaba de pontificar que, si llega a la Presidencia de la República, la gasolina costará sólo $5 pesos, y además, regalarán condones con figuritas de los Caballeros del Zodiaco o Dora la Exploradora.



La voz sensata surge esta vez de la COPARMEX. Como cualquiera de los mortales que no llevamos el apellido Romero Deschamps, también elevan la voz y emiten su opinión con respecto al incremento de las gasolinas.

Es sensata la opinión, porque no se trata de quemar gasolineras como proponen los defensores de los pobres que lucran en la CNTE, es porque, si se queman las gasolinerías, “los defensores de los pobres” dejarán en calidad de comoodities jodidos a los empleados y trabajadores por los que tanto se preocupan, protestan y bloquean.

En el mismo renglón califican los revoltosos que vandalizan los expendios de gasolina en nombre de los pueblos indígenas, porque como los indígenas no tienen coche, pues, no les va afectar la vandalizada. A esos tales se les olvida que los hombres y mujeres del campo tienen que sacar sus productos, tienen que adquirir granos y fertilizantes para sembrar la parcela, y los burros –los que transportarían la carga, no los otros– no siempre son funcionales.

Los otros grupos radicales de izquierda, asumiendo un papel de “The Breaking Jesus” –como les choca todo lo que suene a Trump, eso puede traducirse como Chucho El Roto– y no precisamente como Robin Hood, se dedican a asaltar las gasolineras, se llevan un dinerito de paso, y para que salgan en hombros “le regalan” a la gente litros de combustible.

Por supuesto, en un acto de absoluta estupidez, se les olvida que el cobro de las gasolinas atenta directamente contra los empleos que tienen empleados y trabajadores. En su estulticia creen que golpearán a Peña Nieto, a la OPEP y a todos los países árabes. Nada más fatuo.

Qué hacer

Por supuesto, el primero y elemental factor es entender que el aumento es desproporcionado y golpea la economía del consumidor final, tenga o no coche; y no como lo dijo alguien en la televisión: ¡que el alza de los costos de la gasolina sólo afecta a los que tienen vehículo! (Sic)

Obvio que la “liberación” fomentará la libre competencia, no por sí misma, sino en paralelo con otras actividades igual de sensatas que tendrían que acompañar a la reforma energética. Propuestas que en su momento la COPARMEX ha planteado. Pero no se trata de que el usuario final sea el más golpeado.

Algunas cifras clave

El quid de todo el asunto se ubica, como bien señala la agrupación patronal, en el renglón de los impuestos al estilo de Santa Ana, porque hablamos del 40 por ciento del costo. La otra parte del problema radica en no se ve que haya políticas públicas, voluntad gubernamental o, de perdida, buenas intenciones, como para evitar que se traslade toda la carga impositiva al consumidor final. Esto es, “Los Pinos locuta…Causa finita”.

En otros términos, como asegura la Patronal, no se ve claro en cuanto a la revisión, implementación o innovación de esquemas que reduzcan las cargas fiscales. O sea, ¡Todo pa’l vencedor!

Para este aprendiz de escribano, los impactos que pueden provocar serios índices inflacionarios, serán en breve una espantosa realidad en el transporte urbano, el traslado de mercancías, los fletes industriales, porque además la importación de combustibles está a todo lo que da (60 por ciento); y como todavía no hay página de Internet para cargar gasolina y que ésta salga más barata, el golpe es inmisericorde. Pregúntese por el IEPS, por ejemplo.

No está fácil

¿Volver a PEMEX una “empresa productiva del Estado”? Parece una declaración en texto dirigida a los Santos Reyes. Es necesario instrumentar programas de mantenimiento, de innovación, de generación de infraestructura y refinación; todo, a costos mucho más competitivos. El problema es que los que dicen que quieren… no quieren. Al menos eso parece.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar