Últimas noticias:

¿Qué tan “azul” es la persecución en Puebla?

Desde siempre

Algo que, desde este espacio siempre le hemos criticado y extrañado a Moreno Valle, gobernador de Puebla, es la reiterada caída en la tentación de poder, de hacer las cosas –va más allá de su estilo personal de gobernar– al más puro y viejo estilo del priismo de Jonguitud Barrios, Madrazo, Morones, Fidel Velázquez, el Peje o Velasco el “goberneitor” verde.



Son componendas, amarres, donde la deontología política brilla por su ausencia (si es que la ausencia pudiese brillar), ofrece chambas, presionar con todo, imponer temas y organizar una agenda en donde temas como bien común, solidaridad, respeto a la dignidad de la persona y de todas las personas, no se aprecia por ningún lado.

Por eso son los pleitos dentro del PAN, que si no se cuida su cauce reglamentario, acabarán en lo de siempre: la ciudadanía define que “todos son lo mismo”, abriendo un hueco extraordinario para que los Mario Marín –y su club de admiradores– regresen como “mirrey”-emperador poblano.

Si ya lo sabían, pa’qué lo invitan

Nunca será lo mismo la militancia del maestro Rodríguez Pratts –que llegó al PAN desde abajo, como lo señaló Castillo Peraza– a llegar al partido por la azotea.

Sin importar quién o quiénes hayan invitado a Moreno Valle, la estructura del PAN siempre ha partido de la buena fe de los hombres y mujeres que tocan a su puerta.

Ya se sabía el origen, las raíces, relaciones, las querencias, los conectes, encuentros cercanos de tercer tipo, y las amistades priistas de Moreno Valle. Ni modo, todos tienen algún defecto. Sin embargo, hay de defectos a defectos. Y aunque todo mundo tiene derecho a tener los propios, como solía decir mi santa agüelita, “hay gente que abusa”.

Venganzas en platillo frío

Sostienen mis bellísimas lectoras y gentiles lectores que si hay aspectos que se pueden calificar como “no panistas”, o más aún, como “anti-panistas”, es emplear la vendetta política como platillo que se sirve frío, que va con toda la intención de exterminar, demoler y destruir a los demás.

Don Luis H. Álvarez, a quien este escribano tuvo el honor y el placer de conocer, sostenía que ese tipo de actitudes y acciones van directamente en contra del principio del PAN de respetar de manera irrestricta la dignidad de los demás. Por eso, la calumnia y la maledicencia son instrumentos innobles que van directamente en contra de la doctrina que el panismo ha sostenido desde siempre. El mismo Gómez Morín lo definía como el hecho de que, al terminar una contienda interna, los participantes pudiesen estrecharse la mano, porque en la democracia interna que debe caracteriza al blanquiazul es la divisa que apunta a no impulsar la cultura de los vencedores sobre los vencidos. Por eso el tema es calificado como “anti-panista”

Aromas de persecución en Puebla

De acuerdo con las notas periodísticas y los comentarios en redes sociales, el proceso administrativo de determinación de responsabilidades “por irregularidades en más de 400 millones de pesos” que Moreno Valle impulsa, permite, favorece o deja hacer, en contra del ex alcalde capitalino Eduardo Rivera Pérez, despide un terrible tufo a persecución de un fuego que no tiene, ni podría tener nada de “amigo”.

El asunto ha dividido –otra más, y una vez más– a los liderazgos y las bases panistas, colocando a Ricardo Anaya contra la pared.

A este amanuense le parece que el gran propósito no es indagar quien tiene más y mejores opiniones a favor de Lalo Rivera, o más y mejores simpatías por quien desea aferrarse a la candidatura presidencial para el 2018. No es un tema de simpatías o antipatías.

Los más contentos y rebosantes de felicidad con ese pleito son los seguidores del dueño de MORENA y por supuesto, los mismos priistas empezando por Ochoa, Peña Nieto, Manlio Fabio, César Camacho y familias que los acompañan.

La razón es sencilla: mientras el PAN siga ahondando, fomentando e impulsando este tipo de desavenencias que se litigan en los medios, la desconfianza ciudadana en el partido crecerá exponencialmente, lo que neutralizaría la candidatura presidencial desde el panismo.

Si el PAN pudiera considerarse –todavía– como un bastión de libertad, democracia y progreso para México, los pleitos de esta naturaleza –la experiencia así lo demuestra en los lugares donde el PAN llega tremendamente dividido y herido de muerte por la falta de unidad– provocan un voto de castigo, que le abriría la puerta a las aspiraciones presidenciales que, en alianza con el PRI, está consolidando el Partido Verde, soslayando igualmente una posible coalición con el PRD para el 2018.

De uno y otro lado

Han llegado las muestras de solidaridad y afecto para Eduardo Rivera y las miradas apuntan a una persecución organizada desde Casa Puebla.

Este escribano considera que la honestidad y hombría de bien de Eduardo Rivera no está en tela de juicio. Lo que ahora se debate es la forma en que quedaría exhibido un gobierno estatal represor, vengativo y antidemocrático. Si la demanda prospera, el gobernador poblano podría quedar como un Nicolás Maduro pintado de azul y hecho camote.

Dicho de otra forma, el control draconiano sobre el Legislativo, de la otrora ciudad de los Ángeles, revelaría un secreto a voces, en Puebla no hay contrapesos, no hay apertura a los disensos. El absolutismo virreinal quedaría, insistimos, exhibido a plenitud. Bueno, hasta los priístas se han sumado a la defensa de Eduardo Rivera.

Esto significa que, muy a su costumbre, Ricardo Anaya tendrá que pronunciarse. La indefinición mata, y esto, en el umbral de las elecciones presidenciales, podría resultar algo muy parecido al suicidio.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar