Últimas noticias:

Venezuela: El colapso ya llegó

¿Feliz Navidad?

Mientras mis bellísimas lectoras y espléndidos lectores rompen piñatas, cantan “las Posadas”, cargan a los Peregrinos y degustan una tacita de delicioso “ponche”, nuestros hermanos venezolanos –en expresión del compositor mexicano, José Alfredo Jiménez– seguramente estarán pasando una “amarga Navidad”. Las razones son variopintas.



La entrega de la periodista Alicia Hernández, del New York Times, desglosa algunos razonamientos que nos permiten afirmar que el colapso para el gobierno de Nicolás Maduro ya llegó, lo reconozca o no el dictador.

Un muñequito común y corriente cuesta 39,000 bolívares, es decir, 3 mil 749.92 euros o 18 mil 720 pesos mexicanos, lo que coloca en niveles de prohibitivos los juguetes. No hay harina de maíz, tampoco será posible comprar ropa o zapatos para regalar a los hijos.

De acuerdo con la nota en comento, la canasta básica cuesta más de 600 dólares, lo que significa nada más allá de sobrevivencia. No habrá luces, ni Nacimientos –como se hacían “antes”– ni este tipo de tradiciones, porque la prioridad es la comida.

Por si fuese poco

Al retirar los billetes de 100 bolívares, la máquina de hacer papel se echó a andar. Nuevos billetes de 500 y de hasta 20,000 bolívares. Esto es una inflación bestial, lo reconozca o no el Banco Central de Venezuela o el propio dictador. En México no somos ajenos al fenómeno. Hubo un tiempo que un empaque de 20 galletas llegó a costa un millón y medio de pesos mexicanos. Como puede apreciarse, la estulticia económica no resolverá ningún problema para el país hermano. Sus índices inflacionarios rebasan ya el 180 por ciento, con la expectativa de que llegará, con enormes posibilidades, a 700 por ciento.

Hasta a los economistas marxistas les parece –como señala Manuel Sutherland, (marxista. Investigador del Centro de Investigación y Formación Obrera de Venezuela y de la Asociación Latinoamericana de Economía Marxista) un disparate. Los billetes de 100 ya no los reciben en ninguna parte.

Y, como para que no queden dudas sobre el fracaso del socialismo chavista por adopción y bolivariano por expropiación, el gobierno utiliza varias medidas terroristas: Fiscalizar a los negocios obligándolos a bajar sus precios entre el 30 y el 50 por ciento, “para garantizar precios justos al pueblo”.

Estatismo megalómano

Los niveles de locura son insólitos. A la empresa Kreisel (www.kreisel.com), fabricante de juguetes con 30 años en el mercado venezolano, le fueron decomisados 4 millones de juguetes, para que los Comités Locales de Abastecimiento los distribuya casa por casa. Se trata, pues, de un gobierno que usurpa el lugar de Santa Claus y los Reyes Magos.

A ello se agrega el recién nombrado Consejo Nacional Electoral que, contraviniendo toda la norma jurídica, Maduro lo ha conformado con personajes “a modo”. Obvio, los liderazgos de oposición se levantaron ya de la mesa de negociaciones. El diálogo está cancelado por el gobierno.

Envolviendo todos los problemas aparece el fantasma –por ahora, ya bastante real– de la hiperinflación, como señala Andrés Schipani, del Financial Times. No habrá dinero para Navidad. Seguirá la escasez de alimentos, de medicinas, de toallas femeninas, y con ello, podría dispararse la ya presente malaria y otras enfermedades. Vamos, para colmo, la frontera con Colombia está fuertemente resguardada, para “evitar las mafias de contrabandistas”.

Ciertamente, se han dado casos en que los problemas económicos no alcanzan la categoría de levantamientos en armas o golpes de Estado, pero este aprendiz de escribano considera que Nicolás Maduro no puede estirar tanto la liga… podría romperse con consecuencias impredecibles.

Va un abrazo entrañable para Lilian Tintori, para Leopoldo y Enrique.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar